Mini implantes

La gente suele pensar que solo existe un único tipo de implante dental. Actualmente hay gran cantidad de implantes dentales, cada uno con características distintas, diseño distinto, funciones distintas y aplicaciones distintas. Es prácticamente imposible poder o querer intentar solucionar todos los casos con el mismo tipo de implante.

Los pacientes que necesitan rehabilitar su boca con implantes tampoco son todos iguales, hay pacientes jóvenes, pacientes con poco hueso o de pobre calidad, pacientes de edad avanzada, pacientes con enfermedades de compromiso general…

Tampoco es lo mismo colocar una prótesis fija de porcelana sobre los implantes o una prótesis híbrida atornillada: o tener que reemplazar todas las piezas dentales que un solo diente o sector de la boca. Por lo tanto se podría decir que según el terreno biológico (hueso, encía, músculos…) que presente el paciente y de acuerdo con la solución que se quiera aplicar en cada caso hay un tipo de implante dental más adecuado que otros. Es decir, en implantología es un objetivo a lograr el colocar el implante dental que se adapte mejor a cada caso.

Los mini-implantes son implantes dentales de 1,8 mm de diámetro que se utilizan para estabilizar o sujetar las prótesis removibles. Debido a su diámetro reducido pueden usarse en huesos de muy poco espesor y, como la técnica de colocación es completamente atraumática (ya que no hay que cortar la encía para su colocación, por lo que no habrán puntos de sutura), están especialmente indicados para personas mayores que no quieran o puedan ser sometidas a cirugías de colocación de implantes convencionales. Estos mini-implantes se colocan en una sola sesión, suelen colocarse seis en el maxilar superior y cuatro en el maxilar inferior y en la misma visita el paciente puede salir con sus dientes en la boca.

El sistema de anclaje de la dentadura sobre los implantes es un sistema de broche (macho-hembra) que facilita al paciente la colocación y remoción de la prótesis, así como la correcta higiene bucal.

Mini Implantes

Maxilar superior

Mini Implantes

Maxilar inferior

Al ser un sistema atraumático, mínimamente invasivo y de funcionalidad inmediata, es ideal para aquellos pacientes a los que les faltan todos sus dientes y/o muelas y que no quieran esperar de cuatro a seis meses para gozar de una correcta masticación y de una estética adecuada.

Hoy en día el estándar de vida ha aumentado considerablemente, con facilidad se alcanzan los 80 años y es imprescindible llegar a dicha edad con la mejor calidad de vida posible. En odontogeriatría (odontología aplicada a personas mayores) es común ver pacientes que han sufrido una pérdida de hueso importante en sus maxilares. Esta situación les hace padecer por tener que llevar prótesis que no sujetan correctamente y que suelen tener una estética deficiente. Pacientes que suelen estar poli medicados, que no pueden someterse a una cirugía convencional de colocación de implantes ni mucho menos encarar una cirugía de injertos o rellenos óseos para mejorar el ancho y/o largo de sus huesos maxilares. Pacientes que quieren mejorar su calidad de vida, hablar y sonreír sin complejos, comer con comodidad y gozar de una sonrisa agradable. Si este es su caso, ya mismo puede darle solución.

El comportamiento humano a menudo es irreflexivo y desconcertante en cuanto a lo que salud se refiere.
Si nos compramos un coche que necesitábamos y que nos cuesta esfuerzo económico adquirir: ¿se nos ocurriría no pasar las revisiones técnicas? Por muy bueno que sea, si no se le hace un mantenimiento adecuado, se estropeará. Siguiendo el mismo razonamiento: por qué a nuestra prótesis dental no le hacemos un mantenimiento anual para que siempre esté en perfectas condiciones?
Si el coche se estropea, como máximo nos impedirá desplazarnos. Pero si una dentadura se descompensa, balancea o produce llagas crónicas, es nuestra salud la que está en juego.
Algo tan sencillo como rellenar anualmente la parte interior de las prótesis dentales removibles para que el contacto con la encía sea perfecto y no se muevan; como renovar las hembras de nuestros anclajes protésicos cada año y medio; tan elemental como reemplazar una pieza rota de una prótesis…

Si necesitáis una prótesis dental nueva o renovar la vuestra antigua, no os dejéis llevar por el consejo de una vecina, amiga o familiar. Acudid a la clínica dental del profesional que os inspire más confianza y dejaros aconsejar. Una vez solucionado el problema, no os olvidéis de mantener aquello que tanto os ha costado obtener: una correcta salud estética y bucal.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar y adaptarse a su navegación y preferencias, entre otros aspectos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información Aceptar