Problemas y soluciones

Caries

¿Qué son las caries?
La caries dental es la destrucción de los tejidos de los dientes causada por la presencia de ácidos producidos por las bacterias de la placa depositada en las superficies dentales. Este deterioro de los dientes está muy influenciado por el estilo de vida, es decir influye lo que comemos, la forma cómo cuidamos nuestros dientes (nuestros hábitos de higiene), la presencia de flúor en el agua y la crema dental que utilizamos. La herencia también juega un papel importante en la susceptibilidad de sus dientes a las caries.

Las caries pueden ser graves ya que si no se tratan, pueden destruir el diente y matar los delicados nervios de su interior, lo cual puede provocar un absceso (una infección en el extremo de la raíz). Una vez formado un absceso, el único tratamiento posible es la endodoncia (también llamada tratamiento del conducto radicular), una cirugía o la extracción del diente.

Placa Bacteriana

La placa: ¿qué es?
La placa está formada por masas invisibles de gérmenes dañinos que se encuentran el la boca y se pegan a los dientes. Algunos tipos de placa causan las caries dentales. Otros tipos de placa causan enfermedades de las encías.
Las encías rojas, hinchadas o sangrantes pueden ser las primeras señales de una enfermedad de las encías. Si la enfermedad de las encías es ignorada, los tejidos que mantienen a los dientes en su lugar se destruyen y eventualmente se pierden los dientes.

Gingivitis

¿Qué es la gingivitis?
Es la etapa inicial de la enfermedad de las encías y la más fácil de tratar. La causa directa de la gingivitis es la placa: una película suave, pegajosa y sin color formado por bacterias que se forma constantemente sobre los dientes y encías.

Si el cepillado y el uso diario del hilo dental no eliminan la placa, la misma produce toxinas (venenos) que irritan el tejido gingival, causando gingivitis. En esta primera etapa de la enfermedad, el daño puede revertirse, ya que el hueso y el tejido conectivo que sostienen los dientes en su lugar todavía no han sido afectados. Sin embargo, si se deja sin tratamiento, la gingivitis puede transformarse en periodontitis y provocar daños permanentes a sus dientes y mandíbula.

¿Cómo sé si tengo gingivitis?
Los signos y síntomas clásicos de la gingivitis son las encías rojas, hinchadas y sensibles que pueden sangrar cuando se cepillan. Otro signo de enfermedad en las encías es que las mismas han retrocedido o retirado de los dientes, confiriéndole a sus dientes una apariencia alargada. La enfermedad de las encías puede provocar la formación de bolsas entre dientes y encías donde se junta placa bacteriana y restos de comidas. Algunas personas pueden experimentar mal aliento o mal gusto recurrentes aún cuando la enfermedad no esté avanzada.

Sarro

El sarro aparece por el depósito de sales minerales de la saliva sobre la placa bacteriana, lo que provoca su endurecimiento. Está formado por la materia orgánica de la placa bacteriana y por fosfatos y carbonatos que proceden de la saliva. Se adhiere fuertemente a los dientes, encías y cualquier elemento de tratamiento dental como coronas, prótesis o aparatos de ortodoncia.

Se observa así, como una sustancia dura, arenosa y de un color que va del blanquecino al ocre dependiendo de si está teñida por el café y el tabaco. Su depósito entre los dientes y las encías va despegando la raiz dentaria de su inserción, pudiendo ocasionar la caída de los dientes.

Aftas y llagas bucales

Las irritaciones y las lesiones bucales son protuberancias, manchas o llagas en la boca, los labios o la lengua. Si bien existen muchos tipos de llagas y trastornos bucales, entre los más comunes se encuentran las aftas, el herpes labial, la leucoplasia y la candidiasis (aftas). Los mismos se discuten a continuación.

Si tiene una llaga en la boca, no está solo: cerca de un tercio de todas las personas las padecen en algún momento. Sin embargo, las llagas, las irritaciones y las lesiones bucales son dolorosas, antiestéticas, y pueden interferir con la alimentación y el habla. Cualquier llaga bucal que persista durante una semana o más debe ser examinada por un odontólogo. Quizá recomiende una biopsia (extracción de tejido para análisis), que usualmente permite determinar la causa y descartar enfermedades serias como el cáncer y el SIDA.

Sensibilidad dental

¿Qué es la sensibilidad dental?
Es el dolor o molestia que se produce debido a un desgaste de la superficie dental o retracción del tejido gingival. La causa más común en los adultos es la exposición de las raíces ante dicha retracción de las encías. Como estas raíces no están cubiertas con esmalte, los miles de canales diminutos que van al centro del nervio dental (pulpa) quedan expuestos. Cuando el calor, frío o una presión toca esos canales, usted siente dolor.

Periodontitis

Es lo que antiguamente se conocía como piorrea. Para que se produzca una periodontitis es necesario que previamente haya una gingivitis. Las bacterias que afectan a la encía, van introduciéndose bajo ésta y la gingivitis se transforma en una periodontitis.

La periodontitis produce una destrucción irreversible de tejidos, que se inicia con una retracción de la encía, con la destrucción del ligamento periodontal, y finalmente también del hueso alveolar, que hacen que el diente pierda su soporte y acabe cayendo.

Mal aliento

¿Qué es la halitosis?
Es la presencia de mal aliento y un problema que muchas personas padecen alguna ve. Se calcula que el 40% de la población sufre o sufrió de halitosis en algún momento de su vida.
El mal aliento se atribuye a diversas causas:

  • Mala higiene bucal (cepillado incorrecto o limpieza con hilo dental inadecuada).
  • Enfermedad de las encías.
  • Ingesta de ciertos alimentos, como cebolla o ajo.
  • Tabaco y alcohol.
  • Sequedad bucal (provocada por medicamentos, trastornos clínicos y por disminución del flujo salival durante el sueño, de allí el término “aliento matinal”).
  • Enfermedades sistémicas como cáncer, diabetes, hígado y trastornos hepáticos.

¿Cómo sé si tengo halitosis?
Una de las formas de saber si se tiene mal aliento es cubrirse la boca y la nariz con la mano, exhalar y oler el propio aliento. Otras de las maneras es preguntarle a alguien de confianza o a nuestro odontólogo si tenemos mal aliento

Cepillado

¿Cuál es el modo correcto de cepillarse?
El cepillado correcto lleva al menos dos minutos. Así es: 120 segundos. La mayoría de los adultos no se cepillan durante tanto tiempo. A fin de tener una idea del tiempo involucrado, utilice un cronómetro. Para cepillarse correctamente los dientes, use movimientos cortos y suaves, prestando especial atención a la línea de la encía, los dientes posteriores de difícil acceso y las zonas alrededor de obturaciones, coronas y otras reparaciones. Concéntrese en limpiar bien cada sección de la siguiente manera:

  • Limpie las superficies externas de los dientes superiores y luego las de los dientes inferiores.
  • Limpie las superficies internas de los dientes superiores y luego las de los dientes inferiores.
  • Limpie las superficies de masticación.
  • Para tener un aliento más fresco, no olvide cepillarse también la lengua.

¿Qué tipo de cepillo dental debo utilizar?
La mayoría de los profesionales de la odontología coinciden en que un cepillo de cerdas suaves es ideal para eliminar la placa y los restos alimenticios de los dientes. Los cepillos de cabeza pequeña también son recomendables, puesto que llegan mejor a todas las zonas de la boca, aun a los dientes posteriores de difícil acceso. Para muchos, un cepillo dental eléctrico es una buena alternativa, ya que hace un mejor trabajo de limpieza de los dientes, especialmente en aquellas personas que tienen dificultades para cepillarse o destreza manual limitada.

¿Cuál es la importancia de la crema dental que utilizo?
Es importante utilizar una crema dental adecuada para usted. En la actualidad, existe una gran variedad de cremas dentales diseñadas para prevenir muchos trastornos, tales como caries, gingivitis, sarro, dientes manchados y sensibilidad. Pregunte a su odontólogo o higienista cuál es la crema dental adecuada para usted.

¿Con qué frecuencia debo reemplazar mi cepillo dental?
Debe reemplazar su cepillo dental cuando muestre señales de desgaste o cada tres meses.También es importante cambiar los cepillos dentales después de un resfrío, puesto que las cerdas acumulan gérmenes que pueden provocar una nueva infección.

Hilo dental

¿Cuál es el modo correcto de utilizar el hilo dental?
El uso correcto del hilo dental elimina la placa y las partículas de comida de lugares que el cepillo dental no puede alcanzar fácilmente: debajo de la encía y entre los dientes. Como la acumulación de placa puede provocar caries y enfermedades de las encías, se recomienda el uso diario de hilo dental.
Aproveche las ventajas del uso de hilo dental y adopte la siguiente técnica:

  • Tomando unos 45 cm (18″) de hilo dental, enrolle la mayor parte del mismo alrededor del dedo anular, dejando 3 o 5 cm (1 ó 2″) de hilo para trabajar.
  • Sostenga el hilo dental tirante entre los dedos pulgares e índices, y deslícelo suavemente hacia arriba y hacia abajo entre los dientes.
  • Curve el hilo dental suavemente alrededor de la base de cada diente, asegurándose de que pase por debajo de la encía. Nunca golpee ni force el hilo, ya que puede cortar o lastimar el delicado tejido gingival.
  • Utilice secciones de hilo limpio a medida que avanza de diente en diente.
  • Para extraer el hilo, utilice el mismo movimiento hacia atrás y hacia adelante, sacándolo hacia arriba y alejándolo de los dientes.

¿Qué tipo de hilo dental debo utilizar?
Existen dos tipos de hilo dental:

  • Hilo dental de nylon (o multifilamento).
  • Hilo dental PTFE (monofilamento).

El hilo dental de nylon puede estar o no encerado, y existen una gran variedad de sabores. Puesto que este tipo de hilo dental está compuesto por muchas hebras de nylon, a veces se desgarra o deshilacha, especialmente entre los dientes con puntos de contacto apretados. Si bien es más caro, el hilo dental de un solo filamento (PTFE) se desliza fácilmente entre los dientes, incluso entre aquéllos con espacios reducidos, y generalmente no se deshilacha. Si los utiliza correctamente, ambos tipos de hilo dental son excelentes para eliminar la placa y los restos alimenticios.

Nutrición

¿Qué es una nutrición correcta?
Una nutrición correcta implica comer una dieta equilibrada para que su cuerpo obtenga los nutrientes necesarios para gozar de buena salud. Todos los días, su cuerpo se renueva y crea nuevos músculos, hueso, piel y sangre. Los alimentos que ingiere proporcionan la materia prima para esos nuevos tejidos. Si su dieta es pobre en los nutrientes que su cuerpo necesita, su boca tendrá más dificultades para resistir las infecciones. Cuando los niños no comen una dieta equilibrada, sus dientes pueden desarrollarse incorrectamente. Para desarrollar dientes fuertes y resistentes a las caries, los niños deben ingerir una dieta equilibrada, poniendo énfasis en el calcio, el fósforo y los niveles adecuados de flúor.

¿Por qué es importante alimentarse correctamente?
Una dieta pobre puede provocar la enfermedad de las encías y caries. Los alimentos ricos en carbohidratos, azúcares y almidones contribuyen en gran medida a la producción de ácidos en la placa que atacan el esmalte dental. Con el tiempo, estos ácidos pueden hacer que el esmalte se destruya, formando una caries. Si debe ingerir alimentos ricos en azúcar o almidón, intente hacerlo durante las comidas en vez de entre ellas, y evite cualquier alimento que se adhiera a los dientes, ya que producen más placa. La mayoría de las comidas ya contienen ingredientes que producen ácidos, por ello, cuanto menos exponga los dientes a estos ingredientes, menos ácidos de la placa atacarán su esmalte dental. Además, la producción de saliva aumenta durante las comidas, ayudando a enjuagar los alimentos de la boca.

Visita al odontólogo

¿Qué pasa durante una visita dental?
Primeramente, es importante que usted encuentre un odontólogo con el cual se sienta en confianza y a gusto; una vez logrado esto, necesitará programar una revisión antes de presentar problemas en su boca. En la primera visita, el odontólogo realizará una historia clínica completa. Si su estado de salud se modifica, usted debe comunicarlo en las consultas subsecuentes. Lo ideal sería que las consultas odontológicas fueran solo revisiones de rutina. Las revisiones de manera regular se recomiendan cada 6 meses y serán para mantener la limpieza de los dientes, prolongar el buen estado de ellos y prevenir el desarrollo de problemas dolorosos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar y adaptarse a su navegación y preferencias, entre otros aspectos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información Aceptar